Logo Empresa

Blog

CULTURALEZA, UN NUEVO CAMINO

01-01-2018 (898 visitas) | CULTURALEZA

  • img-6059.jpg
CULTURALEZA Y EL VALOR DE LAS DEHESAS DE LA SIERRA DE HUELVA En esta nueva etapa de Culturaleza, nuestro objetivo principal es dar a conocer y poner en valor un ecosistema secular, de origen antrópico, característico y representativo de la provincia de Huelva: La Dehesa. Ejemplo de uno de los sistemas de explotación más sostenibles que podemos encontrar en la naturaleza a lo largo de los tiempos, pero que actualmente se halla expuesta a graves riesgos como son la seca de la encina y el deterioro por envejecimiento del arbolado, la degradación del suelo, el envejecimiento de la población rural en la comarca de la sierra o el impacto del cambio climático, con sequías largas y continuadas.

Son cuatro los elementos básicos que conforman la dehesa: el árbol, el pasto, el ganado y los hombres y mujeres que la trabajan y la habitan. Elementos que se relacionan entre sí de una manera compleja y simbiótica. La interacción entre ellos es beneficiosa para todos, pues si alguno no realiza adecuadamente su función, el sistema se desequilibra y se destruye. Evidentemente, cuando esto ha ocurrido habitualmente ha sido porque ha fallado la parte humana…

Sabemos también que la productividad de la dehesa facilita la fijación de la población en el medio rural y además desarrolla una serie de valores excepcionales en sus habitantes. Como hemos comentado antes, los hombres y mujeres que viven en la dehesa han de cuidar de los otros 3 elementos: el arbolado, sobre todo de encinas y alcornoques, que producen las codiciadas bellotas y el corcho; los pastos o forrajes que también van a alimentar al tercer elemento y fundamental: el ganado. Ganado que en nuestra comarca serrana tiene en el cerdo ibérico, al animal que ha sabido extraer el mayor rendimiento posible de los recursos de este entorno natural, siendo capaz de regalarnos un producto estrella, el magnífico Jamón de Jabugo, reconocido internacionalmente por su gran calidad.

La dehesa es, en resumen, un paisaje (el bosque mediterráneo) que, sin la acción de los seres humanos, simplemente, no existiría. La selección de animales, el desarrollo de una tecnología para sacar el corcho de los alcornoques, la poda de las encinas para conseguir leña y transformarla en carbón, son algunas de las labores que se realizan en ella.

Esta forma de vida, resiliente, es un reto continuo que potencia el esfuerzo humano, la capacidad de superación personal, de vencer dificultades y resolver problemas de forma autónoma; asimismo, aumenta la solidaridad, la cooperación y la ayuda mutua entre vecinos y vecinas, la responsabilidad social, la austeridad o, como lo denominamos ahora, el consumo responsable…Valores a recuperar porque se están atrofiando en nuestras urbes llenas de comodidades y fomentadoras del consumismo.

Amantes como somos de este magnífico entorno serrano tanto por la belleza de sus paisajes como por los valores personales de sus gentes de campo, desde Culturaleza nos preguntamos cómo podríamos aportar nuestro granito de arena a su mantenimiento y cuidado. Y la respuesta salió sola. Luis Romero vive en un pequeño bosquecillo de castaños centenario en la ladera norte del castillo de Cortegana, localidad en pleno centro de la comarca serrana. Un espacio privilegiado desde el cual desarrollar un nuevo proyecto, el Bosque Escuela La Laera. Sólo teníamos que acondicionarlo levemente para poder recibir grupos, diseñar pedagógicamente nuestras actividades de ocio y turismo y hacer llegar nuestro bosquescuela al público. Y, voilà, aquí estamos.

 

 

EL BOSQUESCUELA “LA LAERA”. Un espacio educativo y lúdico. Aprendemos de la naturaleza en la naturaleza

 

Proponemos volver al origen de todo, a la naturaleza. En concreto a estos parajes de la sierra de Huelva, de abundantes bosques silvestres o bien domesticados, como las dehesas. La mejor escuela que puedes encontrar y, sin duda, la más bella. En la naturaleza nada te pertenece, no posees nada, la imaginación y la creatividad brotan necesariamente al relacionarte con ella, el estrés desaparece y es más fácil estar en sintonía con nosotros/as mismos/as y en armonía con el resto de personas.

Queremos señalar que nuestro Bosquescuela no es un bosquescuela al uso, en varios sentidos. Primero, no está dirigido exclusivamente a niños y niñas en edad escolar. Está pensado para todos los públicos. Y, segundo, no es un espacio educativo formal. Es un espacio para aprender y compartir vuestro tiempo de ocio de una manera divertida, creativa y útil.

Nuestra finalidad es cultivar el respeto a la naturaleza, en general, y, en particular, a nuestro entorno y modelo de vida: la Dehesa. Para lo cual, el Bosquescuela la Laera ofrece una serie de espacios que facilitan la exploración y la conexión con el medio natural a través del bosque de maravillosos castaños, algunos centenarios y de muy rara belleza y con nombre propio... Tenemos al “Dragón caído”, al “Gran Abuelo”, al de la “Casa de Pájaros” o al de la “Casa Puerta”, entre otros. Disponemos de los animales del corral, de un huerto ecológico, de un aula y de otros espacios recreativos abiertos para ti.

Los niños y niñas podrán aquí jugar libre y espontáneamente a través de experiencias reales, transformar los recursos del propio castañar en materiales didácticos: piedras, palos, troncos, frutos, flores, plantas aromáticas, agua… Les introduciremos en el cuidado de los animales domésticos a través de nuestro corral (la majá) así como en el cuidado de plantas y vegetales gracias al huerto ecológico, donde podrán valorar la alimentación natural.

A los más mayores os ofrecemos experimentar realmente la vida del medio rural, no simularla, vivirla de verdad, durante el paréntesis de días que elijas, dos, tres, una semana… Levantarte si lo deseas de madrugada y encender el fuego de la chimenea, preparar el primer café de puchero, la masa para hacer el pan, las primeras labores domésticas, el mantenimiento del corral y las labores del huerto… Haremos rutas y senderos por dehesas serranas, hablaremos con gentes de campo que faenan en sus labores, aprenderemos a hacer pequeños trabajos con el corcho y la madera, cocinaremos las recetas más tradicionales de la zona… Si vienes con peques, las experiencias compartidas y los juegos que preparamos te harán disfrutar de una forma diferente y descubrir que otra forma de disfrutrar de la familia es posible.

 

Una mirada………una sonrisa

Suscríbase a nuestro boletín
Le mantendremos informado de nuestras últimas novedades ¡¡no lo pase por alto!!.

Este sitio web utiliza cookies para mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando da su consentimiento sobre dicho uso y la aceptación de nuestro aviso legal.